Cocción lenta: Tecnología de punta para mejorar la técnica

En el mundo culinario siempre se dan a conocer constantes innovaciones y mejoras. Esto no sólo tiene que ver con los implementos de cocina y electrodomésticos, si no que también con las técnicas que se van desarrollando y avanzando para lograr mejores resultados en la cocina, como ocurre actualmente, por ejemplo, con las técnicas de cocción lenta, que con el tiempo se han ido perfeccionando de la mano de la tecnología.

La cocción lenta se ha transformado en la favorita de muchas personas, pues con la mejora de su técnica – que también tiene que ver con implementos que la facilitan – es posible obtener platos realmente deliciosos y sublimes, gracias al tratamiento que reciben los alimentos, potenciando sabores y mejorando texturas.

Pero ¿En qué consiste específicamente la cocción lenta?.

 

 

Cocción lenta ¿Qués es?

La cocción lenta consiste en cocinar los alimentos por varias horas y a baja temperatura. Esto existe hace muchos años, pero gracias a los avances de hoy, es posible realizar cocción lenta controlada por hasta 20 horas, en un nuevo tipo de olla con tecnología especializada, en que se obtienen resultados sorprendentes sin mayor esfuerzo.

Por supuesto que en El Volcán contamos con este tipo de ollas, específicamente con el modelo de olla de cocción lenta slow pot de la innovadora marca de cocina Easy ways.

Se trata de una olla inteligente antiadherente con una capacidad de hasta 5,5 litros, que permite cocinar en rangos de tiempo que van desde los 30 minutos, hasta las 20 horas, con un bajo consumo energético.

Sólo deberás agregar los ingredientes, programar el tiempo y dejar que la cocción lenta vaya intensificando los sabores sin necesidad de supervisión. Es así como en el proceso el calor se va distribuyendo a través de las paredes la olla y de su base, envolviendo los ingredientes y obteniendo como resultado preparaciones mucho más jugosas, menos grasientas y con más sabor.

cocción lenta

Ventajas y beneficios de la cocción lenta

Que sea un tipo de cocción tan utilizado no es azar, pues ¡Sus ventajas son muchas! Alguas de ellas:

       Los alimentos no se exponen a temperaturas elevadas, evitando que se sobre cocinen o se quemen.

       Al poder controlar la temperatura a un nivel constante, favorece que los alimentos no pierdan sus propiedades y mantengan sus nutrientes intactos.

       Los aromas y jugos de los alimentos se concentran en una medida mucho mayor.

       El resultado final permite disfrutar de un sabor más intenso.

       Gracias a su perfecta cocción, mejora la digestión.

¿Qué preparaciones son idóneas para preparar con cocción lenta? Todos los cortes de carne, para que queden blandos y jugosos, guisos, cremas, salsas, pastas, mermeladas, postres, yogurt y mucho más.