Sartenes: Diferencias según su material de fabricación

Los sartenes son uno de los implementos de cocina básicos. Todos los tenemos, desde los modelos más básicos hasta lo más sofisticados, al menos hay un tipo de sartén en cada hogar ¿La razón? Simple, con ellos puedes realizar un sinfín de preparaciones.

 

Para lograr elaborar un exquisito plato, es muy importante conocer cuál es el sartén preciso, ya que la cocción de los alimentos puede depender de ello, al igual que el manejo de tiempos y tipos de ingredientes.

Por lo mismo, queremos enseñarte los principales tipos de sartenes que existen según los materiales de fabricación, que es en realidad la principal característica para elegir un sartén y no otro (además del tamaño que también es importante, porque no es necesario un sartén enorme para cocinar un huevo frito, por ejemplo).

 

¿Para qué un sartén de teflón? ¿Para qué uno de acero inoxidable? ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

 

 

Sartenes y su material de fabricación

Es preciso saber que se pueden encontrar sartenes fabricados con distintos materiales y que, si bien éstos pueden tener características similares, su propósito varía en función de las preparaciones, tipo de fuego y limpieza.

 

Es muy importante evitar que los alimentos queden pegados o que se quemen, y en ese sentido, hay materiales más idóneos que otros.

Además, si los sartenes están muy viejos o desgastados, lo más recomendable es cambiarlo para así evitar problemas a la salud.

 

 

Sartenes de acero inoxidable

Estos sartenes son los más utilizados, principalmente por su versatilidad. Con un sartén de acero inoxidable se puede freír cualquier alimento rápidamente y, como su nombre lo dice, su principal característica es que no se oxidan y son fáciles de cuidar.

Además, permiten cocinar con poco aceite, por lo que su uso también beneficia nuestra salud. Para que no se rayen se recomienda utilizar utensilios de madera o plástico.

 


 

Sartenes de hierro

Ideales para altas temperaturas, los sartenes de hierro son perfectos para cualquier tipo de fuego, incluyendo el horno. Su material es un buen conductor de calor, lo que mantiene la temperatura de los alimentos por mayor tiempo.

Para cocinar en un sartén de hierro se requiere casi nada de aceite, por lo que se obtendrá un mejor sabor y será más saludable su preparación.

 

 

Sartenes de teflón

Gracias a su material, un sartén de teflón permite que no se peguen los alimentos al ser cocinados y suelen utilizarse con temperaturas media a bajas.

Para no rayar la superficie y evitar que se desprenda el material, se recomienda utilizar utensilios de madera o plástico. Cuando la capa de teflón se desprende por mucho uso, se debe cambiar lo más pronto posible.

 

 

Sartenes de cerámica

Son una excelente opción, ya que no liberan sustancias que puedan dañar el organismo. Por esta razón es que son cada vez más requeridos.

En un sartén de cerámica los alimentos no se pegan al cocinar y logran un aspecto mucho más fresco. Suelen utilizarse a temperaturas medias a bajas y son muy fáciles de limpiar.

 

 

¿Te gustaría conocer más formas y diseños de sartenes? Entra AQUÍ y encuentra el sartén perfecto para tu preparación.