Vajilla: Aprende a diferenciar sus distintos materiales de fabricación

Hay tantos tipos, formas y diseños de vajilla en el mercado que es difícil elegir cuál realmente necesitas o  cuál es la que más te conviene según tus requerimientos.

Una vajilla completa está compuesta por los distintos tipos de platos, platillos, tazas, pocillos, ensaladeras, etc… de los cuales tenemos gran variedad en EL VOLCÁN. Todas esas piezas que componen una vajilla fueron elaboradas con algún material en específico, lo cual es muy importante al momento de elegir qué tipo de vajilla quieres para ti.

Si bien hay muchas formas de diferenciar una vajilla, y podríamos estar eternamente escribiendo sobre eso, nos enfocaremos en uno de sus aspectos fundamentales: su material.

 

¿Quieres aprender sus diferencias para así hacer una elección con conocimiento y acertada? ¡Sigue leyendo!

 

 

Vajilla y su diferencia de material

Hay materiales que son mucho más apreciados que otros al momento de elegir qué tipo de vajilla comprar, pero finalmente la decisión la tomarás tú, de acuerdo a tu bolsillo y tus necesidades.

Veamos cuáles son los principales materiales de fabricación y sus diferencias entre ellos, para que así puedas tomar la mejor decisión.

 

 

Vajilla de porcelana

Lo más común es utilizar vajilla de material cerámico, y dentro de ese material de fabricación, la porcelana lleva la delantera.

Lo cierto es que la vajilla de porcelana es la más requerida dentro del material cerámico debido a su composición: están fabricadas con un 50% de caolín – tipo de arcilla – , un 25% de feldespato y otro 25% de cuarzo.

La porcelana es originaria de China y también tiene dos variantes: porcelana china y bone china. La primera, utiliza sólo una cocción y permite ser decorada de manera mucho más fácil, pudiendo utilizarse distintas técnicas de estampado.

La bone china en cambio, incorpora además en su material de composición un 25% de cenizas de hueso, lo que le da un aspecto mucho más elegante y delicado.

 

 

Vajilla de Loza

La loza también es un tipo de cerámica, pero es un material más poroso que la porcelana. Tiene una menor dureza y un mayor peso, además de una temperatura de cocción mucho más baja.

Su principal desventaja es que se raya con mayor facilidad, sobre todo debido a la acción de los cubiertos. Por lo mismo, las vajillas de loza de utilizan más en el día a día y no para ocasiones especiales.

 

 

Vajilla de Vidrio

El vidrio es un material fantástico que se está utilizando cada vez más, pero es una tendencia absolutamente moderna, que se atreve a jugar con distintos diseños y que tiene como ventaja que no se deteriora con el uso.

Dentro de este material, el Vidrio Opal ha sumado muchos adeptos, principalmente por su gran resistencia. Este material no poroso se produce de manera íntegra a partir del vidrio opaco, que luego de un proceso “temple” adquiere una resistencia única, tres veces mayor a cualquier otro tipo de material, lo que supone alta durabilidad, además de ser totalmente reciclable.

 

 

Melamina

La vajilla de Melamina en cambio, está elaborada con sustancias químicas provenientes del petróleo. Es resistente al calor y a los golpes, prácticamente irrompible y en los años ‘50 era todo un hit y hoy se sigue utilizando.

 

 

¿Con qué tipo de vajilla te quedarás?